jueves, 17 de noviembre de 2016

"La evolución de Calpurnia Tate" de Jaqueline Kelly

Hola a todos:
Sé que el jueves pasado no hubo post como de costumbre, pero es que estaba preparando el de esta semana.
A lo largo de mi vida he leído y disfrutado muchos libros, pero entre todos ellos hay dos que tienen un lugar en mi corazón: "Mujercitas" y “La evolución de Calpurnia Tate”. Ya los he mencionado alguna vez en este blog pero nunca les he dedicado el post entero que se merecen a ninguno de ellos. Bien pues esta semana voy a hablaros, aunque no todo lo extensamente que querría, sobre La evolución de Calpurnia Tate (como os prometí en el A-Z del domingo).


He tardado mucho en escribir esta entrada porque sentía que realmente quería ordenar mis pensamientos y presentarlo de la manera adecuada. Este libro es tan especial que siento que es un libro que hay que leer en algún momento, y aunque puede que te llene más o menos, aun no conozco a nadie a quien no le haya gustado.
Para empezar os contaré un poco de qué va la historia sin extenderme ni irme por las ramas:

Está ambientado en el año 1899 en Texas, donde nuestra protagonista, Calpurnia, única chica entre siete hermanos, vive asfixiada por los convencionalismos y las mentes cerradas. Ella es de buena familia y su madre deposita todos sus sueños frustrados en ella y espera que llegue a ser una buena ama de casa. Sin embargo a ella no le interesan esas cosas y se pasa el día brincando de aquí para allá observando cuanto hay a su alrededor y haciendo observaciones en su cuaderno. Un día su camino se cruza con el de su estrafalario abuelo, quien, una vez retirado del negocio familiar, dedica sus días a ser naturalista y recoger especímenes. Poco a poco entabla una relación con él, a quien sus hermanos temen, y él le abre las puertas al mundo de la ciencia y la investigación, con lo que ella empieza a pensar que su futuro no tiene por qué consistir en cuidar de siete hijos y hacer pasteles de pacana. Sin embargo su madre está decidida a hacer de ella una señorita como dios manda.

Es un libro tan tierno y entrañable que creo imposible no cogerle cariño. Es muy sencillo de leer, y la narración es muy ligera también, pero el modo que tiene la autora, Jacqueline Kelly, de darle ese enfoque disparatado a la sociedad hace que, al tiempo de verlo todo como algo lejano, podamos verlo también como un reflejo de nuestra propia sociedad. El ver una comunidad tan cerrada a través de los ojos de una niña es algo bastante chocante, ya que a medida que transcurre la historia, tú creces a la vez que ella.
"Yo nunca me clasifiqué a mí misma con las demás niñas. Era diferente, no era de su especie. Nunca pensé que mi futuro iba a ser como el de ellas. Pero ahora sabía que era falso, que yo era exactamente como las demás: se esperaba que entregara mi vida a una casa, un marido y unos hijos. Se suponía que dejaría mis estudios naturalistas, mi cuaderno y mi amado río. Había algo perverso en toda esa costura y cocina que intentaban imponerme, en esas lecciones pesadas que yo esquivaba y rechazaba. Me entró calor y frío a la vez. Mi vida no estaba junto a la planta, después de todo. Mi vida estaba confiscada."
Tiene momentos divertidos, momentos tristes, momentos crudos y momentos tiernos. La protagonista es una niña-adolescente y aun así, independientemente de la edad, es imposible no identificarse con ella. Calpurnia Tate es la voz de la esperanza y de los sueños, y yo la admiro muchísimo.
"Algún día iba a tener todos los libros del mundo, estantes y estantes llenos. Viviría en una torre hecha de libros; me pasaría el día leyendo y comiendo melocotones."
Este libro es muy especial para mí, e hizo que cambiara mi mentalidad en muchos sentidos. Puede que sea porque me llegó en un momento clave de mi existencia o porque tiene algo mágico, pero hizo que me replanteara muchas cosas, y lo que es más importante: evitó que me perdiese a mi propio abuelo, eso es, gracias a este libro me dí cuenta de lo mucho que las personas mayores tienen que ofrecer.
"Es asombroso lo que uno puede ver cuando se sienta a mirar."
Hace mucho que leí este libro por primera vez, y lo he releído unas cuantas veces desde entonces, aun así, cada vez que lo he terminado, he vuelto a mirarlo todo con esa esperanza. Porque creo que a lo largo de los años he ido desarrollando mi propia Calpurnia dentro, y estoy segura de que me acompañará toda la vida.
Recomiendo indudablemente este libro a cualquiera, da igual la edad, el sexo, o la situación, creo que todos deberíamos conocer a esta maravillosa niña.
Hasta pronto,
Celia

2 comentarios:

  1. He leído buenas reseñas de este libro, y lo tengo en la lista de pendientes, sin duda caerá tarde o temprano.
    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué valiente has sido leyendo el pedazo de testamento que he escrito! Jajaja Yo definitivamente se lo recomiendo a todo el mundo, es un libro con duende :)
      Un beso

      Eliminar