jueves, 29 de septiembre de 2016

Anne Frank: la niña que revolucinó el mundo con su bolígrafo

¿Buenas tardes!
Hoy os traigo algo un poquito diferente. Como muchos ya sabréis por mi post veraniego, he estado recientemente en Amsterdam y ¿qué no puedes dejar de hacer si vas allí? Visitar la casa de Anne Frank, por supuesto. Bien, resulta que es extremadamente difícil conseguir entradas por internet, pero mi padre milagrosamente las consiguió.Yo no había leído el diario de Anne, y cuando me entere de que íbamos a ir decidí empezarlo. 

Resultado de imagen de anne frank casa

La razón por la que no lo había leído con anterioridad es que me lo habían descrito como  las palabras de una niña tonta, egoísta y caprichosa. Puede que al principio dé esa impresión, pero es muchísimo más. No tengo palabras para describir el impacto que ha tenido en mí el diario de Anne Frank.
Este diario encierra una voz que creo que todos llevamos dentro y que tenemos mucho miedo que escuchar. Incluso cuando estaba leyendo el libro me costaba creer que esas fueran las palabras de una niña escritas simplemente en su diario pero es que está todo tan bien explicado, descrito y expresado que, de verdad, parece mentira que sea una niña desahogándose en un cuaderno.
Me ha llamado muchísimo la atención la fuerza de voluntad de Anne, cómo se regaña a si misma, cómo se motiva y se da ánimos, y cómo controla su impetuosidad. Sus apreciaciones con respecto a su familia son honestas y directas, porque esa es una de las cosas que destacan en este diario: su franqueza. En tiempos en los que todo se tergiversaba y había que andar con pies de plomo Anne Frank se levantó y con lápiz y papel contó su historia, sin omitir nada, sin hacerla "políticamente correcta", solo escribiendo lo que sentía.
Todo el libro es magistral, pero la segunda parte es preciosa. Tiene párrafos y reflexiones que te harán replantearte toda tu existencia. Aun me asombran las ideas tan claras y tan correctas que esta chica, que no niña, logró formarse ella sola. Ya les gustaría a muchas personas llegar a estas conclusiones en algún punto de sus vidas, como para hacerlo con catorce años.
Anne escribe de manera tan franca, directa y hermosa que solo de pensarlo me vienen las lágrimas a los ojos; y no solo lágrimas de pena por su desafortunado final, sino de alegría, incredulidad y admiración por habernos hecho ver a todos los motivos de dicha y felicidad, por ser la voz de la esperanza.
¿Qué en ocasiones es un poco dramática? Sí, pero ¿y quién no? Yo, personalmente, se lo perdono.
En sus diarios lo trata todo: guerra, hambre, amor, infancia, sentimientos, sueños, política, familia... Todo sin filtros y con ojo crítico, pero con optimismo al mismo tiempo. 
Ver su  evolución tan claramente es algo increíble. En el diario se aprecia perfectamente el cambio a mujer de Anne y de veras que merece la pena el cambio. Ojalá hubiera más personas en este mundo como ella, con su lado bueno y sensible, y ojalá no tuvieran que esconder su bondad de los demás.
Jamás pensé que este libro fuera a influir tanto en mí, pero el pensar que yo tengo tanto y que ella al igual que muchas otras personas entonces y hoy en día tienen tan poco es algo que hace pensar a cualquiera.
Anne tenía muy claro lo que quería llegar a ser en la vida, tanto como mujer como profesional y moralmente; y ese es otro de los motivos por los que la admiro increíblemente. Ahora ya solo me queda intentar honrar su legado logrando las metas que a ella el destino y el tiempo le impidieron cumplir.
Si la vida hubiera sido justa ahora Anne Frank sería una anciana de 87 años que podría seguir alumbrándonos a todos con su precoz sabiduría y su buen juicio. Puede que no fuera la más cándida de las personas, ni la más modesta, tranquila y abnegada. Pero para mi es un ejemplo porque era una persona real que aprendía de sus errores e intentaba mejorar día a día. Ojalá algún día honre a su memoria yo misma.
Resultado de imagen de anne frank

2 comentarios:

  1. Necesito leer su libro. A ver si me animo ya, que va siendo hora.

    ResponderEliminar
  2. Ahora que lo he leído, no se como he vivido todo este tiempo sin conocer a Anne. Es una historia maravillosa, y de verdad que lo digo en serio cuando prometo que merece la pena ¡Ánimo Carmelo!

    ResponderEliminar